Blog

6 animales árticos

Home
Blog
6 animales árticos

BLOG DE ESQUÍ, SNOWBOARD Y MONTAÑA

6 animales árticos

05/01/17

6 animales árticos

 

¿A quién no le gustaría poder andar por la nieve sin resbalarse como el zorro o sin hundirse como la liebre? Aquí os dejamos con el ranking de 6 de los animales más increibles del ártico.

 

NARVAL:

 

Es un cetáceo conocido por el curioso colmillo en forma de cuerno que sobresale de la cabeza de los machos. Especialmente suele vivir cerca de los bloques de hielo que se forman durante el invierno, mientras que en verano migra a bahías y fiordos circumpolares.

 

Cuando cazan pueden alcanzar los 800 metros de profundidad y los 30 minutos de duración.

 

Según el grupo de investigadores de la Universidad de Harvard, que publicaron sus resultados en The Anatomical Record, este colmillo es un sensor utilizado para estudiar parámetros del agua como la salinidad o la temperatura. Además, se ha comprobado que cuando se modifican levemente las características del agua en la que se encuentra el animal, su ritmo cardíaco varía notablemente, posiblemente por la percepción de estos cambios a través del colmillo.

 

 

BÚHO NIVAL:

 

Es el único búho de coloración totalmente blanca, también tienen manchas en el cuerpo de color gris oscuro o negro, el tamaño de las motas, así como su patrón pueden ser muy diferentes para cada individuo.

Su cuerpo está diseñado para mantenerse cálido en los lugares más fríos. Es por eso que tiene una sección media muy gruesa, también tiene plumas en las garras que le ayudan a retener el calor corporal.

La única vez que se escuchan haciendo ruido es cuando están tratando de atraer a los demás. Los machos tienen voces graves y con frecuencia inician el proceso de llamar a las hembras. Cuando estas responden se escucha un sonido de tono alto.

 

ZORRO ÁRTICO:

 

El zorro ártico llama la atención por su color. En los meses de invierno es blanco para que se combine bien con la nieve a su alrededor y en los meses de verano es de marrón para que se funda bien durante esa época del año.

Tienen una piel muy gruesa que les protege el cuerpo del frío, esta misma piel les ofrece el aislamiento que necesitan para mantenerse calientes. La piel también se encuentra en la parte inferior de sus pies. Esta es una característica de su anatomía que les permite mantener su calor corporal, y también hace posible que puedan desplazarse sobre el hielo sin caerse.

 

LIEBRE AMERICANA:

 

Hay mucha gente que cree que este animal siempre es blanco pero solo lo es cuando las condiciones climáticas lo justifican para que pueda mezclarse fácilmente en su entorno. También es de color marrón en una época del año, cuando el entorno cambia y sus ventajas para camuflarse varían.

Es muy rápida y sus piernas tienen gran alcance, es capaz de caminar sobre la nieve sin hundirse en ella. Tiene la capacidad de caminar, correr y saltar. 

 

OSO POLAR:

 

Los osos polares son solitarios, sus cuerpos tienen un mecanismo para manejar el clima extremadamente frío.

Evolucionaron a partir de los osos pardos hace más de 38 millones de años, y ahora se conocen 19 especies de ellos en el mundo. La principal fuente de alimento para los osos polares son varias especies de focas.

Estos osos pasan la mayor parte de su vida en el agua. Aunque pueden caminar, lo hacen con torpeza. Son animales pesados y necesitan una gran cantidad de energía para poder caminar. Además, no son lo suficientemente rápidos para ser capaces de matar a su presa de esta manera.

Las osas polares que están embarazadas son los únicos que hibernan. Sus crías nacen mientras están hibernando, y, con el instinto, son capaces de llegar por su cuenta a la fuente de la leche de la madre.

 

ESCÚA ÁRTICA:

 

Las escúas roban buena parte de su comida a las golondrinas de mar, los frailecillos y otras aves que llevan peces y demás presas a sus nidos y crías. Atacan en pleno vuelo, forzando a sus víctimas a arrojar sus capturas.

Pasan la mayor parte de su vida en el mar, y solo van a tierra para criar durante el verano ártico. Cuando las escúas jóvenes abandonan el nido, pueden estar dos años sin volver a tierra, hasta que alcanzan la edad reproductiva.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si está de acuerdo pulse ACEPTAR o siga navegando. Puede cambiar la configuración u obtener más información haciendo click en Más información.