Esquipedia

Lesiones en la práctica del esquí

Encuentra tu viaje de esquí:

Hotel + Forfait
Solo Forfait
SKI BUS
Habitación/Apartamento (1)
Home
Experto
Lesiones en la práctica del esquí

PALABRA DE EXPERTO

Lesiones en la práctica del esquí

21/01/12

Lesiones en la práctica del esquí

 

El esquí nació en los países nórdicos como medio de transporte de cazadores y pastores, quienes utilizaban listones de madera y un bastón para desplazarse sobre la nieve. Mientras que el esquí nórdico se ha practicado durante muchos años (en excavaciones arqueológicas cerca de Hoting en Suecia se encontró un esquí datado en unos 4500 años), solo durante los últimos 50 ó 60 años se ha desarrollado el esquí alpino tal y como lo conocemos hoy en día, convirtiéndose en uno de los deportes de invierno más practicados en todo el mundo, lo que ha provocado un incremento importante de accidentes en las pistas.

 

Aunque las lesiones más frecuentes son los golpes y contusiones, existen una serie de lesiones características en la rodilla, el hombro y la mano. La aparición del snowboard a nivel popular en la década de los 80 condicionó un aumento de lesiones en la muñeca y clavícula.

 

Lesiones de rodilla

 

Lesiones de rodilla

 

En la rodilla las lesiones más frecuentes son las del ligamento cruzado anterior y del ligamento lateral interno. La rodilla es una articulación formada por tres huesos, la parte distal del fémur, la parte proximal de la tibia y la rótula, y estabilizada por cuatro ligamentos, lateral interno, lateral externo y dos cruzados, anterior y posterior. Esta distribución anatómica condiciona un solo eje de movimiento en flexión y extensión, e impide movimientos de lateralidad y rotación. En las lesiones del ligamento cruzado anterior el mecanismo lesional más frecuente es el giro brusco del cuerpo sobre la tibia produciendo un movimiento de rotación forzado en la rodilla. Esto tiene lugar en caídas del esquiador hacia atrás produciendo una rotación de la tibia sobre el fémur con la rodilla hiperflexionada. Los síntomas inmediatos son dolor e imposibilidad de caminar. El tratamiento en las lesiones parciales, o completas en rodillas estables, es conservador mediante un programa específico de rehabilitación y prevención de rotaciones con férulas ortopédicas. Si la demanda física es importante o la rodilla inestable se aconseja tratamiento quirúrgico mediante reconstrucción del ligamento.

 

Lesiones deportivas comunes

 

Lesiones de hombro

 

En el hombro las lesiones más frecuentes son las luxaciones. La articulación del hombro está formada por la parte proximal del húmero, la clavícula y la escápula. Es la articulación más móvil del organismo y por la forma de los huesos que la componen es muy inestable. Los ligamentos y tendones ayudan a estabilizarla. En las luxaciones se rompen estos elementos estabilizadores y “el hueso sale de sitio”. Los síntomas son dolor, imposibilidad de movilizar el hombro y deformidad del mismo. El tratamiento consiste en la reducción inmediata y inmovilización con vendaje.

 

Lesiones en la nieve

 

Lesiones de mano

 

En la mano, la lesión más frecuente es el llamado “pulgar del esquiador”. Se produce por caídas en que el dedo sufre un movimiento lateral brusco, y consiste en una ruptura del ligamento interno que estabiliza la articulación del metacarpiano con la primera falange. Los síntomas inmediatos consisten en dolor en la zona de ruptura con hinchazón y movilización dolorosa del dedo. En las lesiones con ruptura completa el tratamiento es quirúrgico pues si no cura los movimientos de prensión entre pulgar y resto de dedos (coger una botella, levantar un peso, etc.) no podrán realizarse.

 

Principales causas de lesiones y accidentes de esquí

 

Son varias las causas que pueden producir lesiones durante la práctica del esquí:

Falta de preparación física. El esquí es un deporte que requiere una buena forma física porqué hay que combinar resistencia, flexibilidad y fuerza. Hay que saber caer, levantar, girar, subir pendientes. Además, la musculatura necesaria para el esquí es poco utilizada en la vida diaria. Por este motivo es necesaria una preparación previa de esta musculatura. Existen muchos protocolos pero en general es recomendable iniciar ejercicios unas 6 semanas antes del esquí, de forma regular (mejor cada día) y han de combinar flexibilidad y tonificación muscular, especialmente de la musculatura lumbar, abdominal, de la cintura pelviana y de los miembros inferiores con atención específica a los glúteos, cuadriceps, isquiotibiales y gemelos.

Cansancio. La mayoría de las lesiones se producen en las fases de cansancio, porque nuestra atención está disminuida. Debemos de hacer descansos y paradas según nuestro grado de fatiga . Atención especial, en el final de la jornada. El cansancio y la pérdida de calidad de la nieve, contribuyen al aumento de las lesiones y a su gravedad.

Indumentaria o material incorrecto. La ropa ha de ser cómoda, transpirable y antideslizante (tiene especial importancia en las caídas). La bota ha de adaptarse anatómicamente al pie, y una vez bien abrochada ha de permitir movilizar los dedos pero no el pie ni el talón. El pantalón siempre por encima de la bota para evitar la entrada de nieve en el pie. La fijaciones son de gran importancia y han de ajustarse en función del peso y nivel del esquiador. El casco es un elemento fundamental para evitar lesiones en el cráneo y la cara, y al mismo tiempo para proteger del frío. Su utilización es recomendable tanto en niños como en adultos. Las gafas han que ofrecer una buena protección contra los rayos ultravioleta incluso en días nublados.

• Mala calidad de la nieve. La calidad de la nieve puede variar en poco espacio de tiempo, especialmente a final de temporada. Especial cuidado hay que tener con la nieve helada que puede producir fracturas y heridas ; es importante disponer de tablas con cantos adecuados. La nieve húmeda que acompaña las altas temperaturas contiene gran cantidad de agua impidiendo el deslizamiento de los esquís; son frecuentes las lesiones de ligamentos de la rodilla. En todas estas condiciones el esfuerzo físico requerido es superior y si ocurre al final de la jornada las posibilidades de lesión son importantes. • Falta de hidratación e ingesta inadecuada. Cuando se realiza ejercicio intenso a bajas temperaturas se pueden producir grandes pérdidas de líquidos sin tener sensación de sed. En esta situación es importante el aporte de líquidos (agua o bebidas isotónicas si el esfuerzo es importante) , antes, durante y después del ejercicio . Esto contribuye a retrasar la fatiga y mejora el rendimiento.

 

Recordar finalmente que una técnica adecuada y el conocimiento real de la propias posibilidades en una situación concreta evitarán gran número de lesiones.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si está de acuerdo pulse ACEPTAR o siga navegando. Puede cambiar la configuración u obtener más información haciendo click en Más información.