Esquipedia

La ropa de abrigo

Encuentra tu viaje de esquí:

Hotel + Forfait
Solo Forfait
SKI BUS
Habitación/Apartamento (1)
Home
Experto
La ropa de abrigo

PALABRA DE EXPERTO

La ropa de abrigo

17/06/14

La ropa de abrigo

 

Cuando llega el invierno, siempre hablamos del material de esquí: botas, fijaciones, esquís… Quizá también lo hacemos de las gafas de sol y de los guantes, pero nunca de la manera de vestir, factor primordial si queremos que nuestra experiencia en la nieve sea completa. Tranquilos, no es un artículo sobre moda. Os daremos cuatro trucos para ir bien abrigados, cómodos e incluso para que nuestra ropa no influencie en nuestra técnica. Vamos a ello.


La ropa, como es obvio, debe protegernos de los elementos externos (viento, lluvia, nieve, frío), además de ser cómoda y transpirable para mantener el cuerpo seco y caliente. Una sola prenda no puede responder a todas estas condiciones, por lo tanto, debemos hallar una combinación para conseguirlo. Hablamos del famoso concepto “tres capas”.

 

La selección de la vestimenta empieza por seleccionar bien la ropa interior o primera capa. Ésta está en contacto con la piel y, por lo tanto, no debe estar con costuras molestas y debe tener un tacto agradable. Debe recoger el sudor y evacuarla hacia la cara exterior donde se evaporará. Naturalmente, también debe mantener el calor corporal. Estas prendas deben ir ajustadas si queremos que sean más productivas y eso, además, nos permitirá más libertad de movimientos. En el mercado se encuentran tejidos que continúan siendo cálidos aún cuando están húmedos. Los materiales más recomendables son Plartec100, Micronamics, Tekware….

 

Las prendas intermedias o segunda capa son las que deben abrigarnos. Su función es mantener el calor del cuerpo y permitir evacuar la humedad hacia el exterior. Deben ser cálidas, ligeras, transpirables y flexibles. Así, podemos decir que la segunda capa ideal es el “polar”. Si prevemos usarlo como capa exterior, será necesario que la parte exterior de la prenda en cuestión sea repelente al agua y ofrezca cierta resistencia al viento.

 

Equipo de invierno

 

La función de la tercera capa o capa exterior es la protección contra las condiciones meteorológicas. Debe ser impermeable para evitar que la lluvia o la nieve penetren en el interior. También debe ser transpirable para poder evacuar la acumulación de vapor de agua proveniente de las capas interiores. Además, y para evitar la sensación de frío provocada por el viento, esta capa debe ser para-vientos. El material más conocido y usado para elaborar este tipo de prendas es el Gore-Tex (con 2 o 3 capas), mientras que la forma constructiva más común son la chaqueta y el pantalón. A la chaqueta no le puede faltar  capucha, al menos dos bolsillos con cremallera, ceñidores ajustables y una cremallera interior compatible con la segunda capa.

 

En condiciones extremas es normal usar 4 capas y, en condiciones moderadas, es normal usar solo dos. En este caso, la prenda exterior realiza la función de segunda y tercera capa.

 

Es necesario recordar que los gorros son vitales en nuestro equipamiento invernal. Pensad que el 10% del calor que nuestro cuerpo pierde lo hace por la cabeza y que este índice llega hasta el 30% si se le suma el cuello. De ahí el valor que se le da al pasamontañas en temperaturas realmente bajas. El mejor amigo del gorro de esquiador es el buf ya que es cómodo y no se desenrolla como las bufandas.

 

 

Eso es casi todo… Pero ahora, si vais a esquiar, no os dejéis los esquís y las botas.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si está de acuerdo pulse ACEPTAR o siga navegando. Puede cambiar la configuración u obtener más información haciendo click en Más información.